Lucy del Carmen Ordóñez – Bolivar

Mujer Cafam Bolívar 2017

La discapacidad no es una incapacidad

 

Magangué, el municipio de Bolívar más poblado después de Cartagena de Indias, es el lugar donde Lucy del Carmen Ordóñez habita junto con sus tres hijos y su esposo.

En esta tierra que la vio nacer dirige la Fundación Gilber Santiago “Una esperanza de vida”, que durante nueve años ha trabajado para aproximadamente 1500 personas con discapacidad, extendiendo su ayuda a una amplia zona de influencia: Majagual, Guaranda, Sucre, Buenavista, San Pedro, Sincé y Galeras, en Sucre; Pinto, Santana, El Banco, Guamal, Plato, Tenerife, Chibolo y El Difícil, en Magdalena; y Córdoba, Zambrano, Cicuco, Talaigua Nuevo, Mompox, San Fernando, Pinillos, Achí, Altos del Rosario, El Coco y Tiquisio, en Bolívar.

 

Nace una esperanza de vida

Diez años después de haber contraído matrimonio, nació Gilber Santiago. El pequeño que con tan solo dos semanas de vida, sufrió una meningitis bacteriana que le dejó como secuelas una hidrocefalia y una parálisis cerebral severa.

Desconsuelo, tristeza, dolor, angustia, impotencia, desasosiego son palabras que no alcanzan a describir lo que unos padres amorosos pueden sentir ante la enfermedad de sus hijos. Y no fue menos para Lucy, quien tuvo que superar todos esos sentimientos más una depresión profunda para hacer frente a una realidad que nunca puede responder a la pregunta ¿por qué a mi hijo?

En el afán de proveer a su hijo todo lo necesario para mejorar su calidad de vida, decidió ir a otras ciudades para tocar todas las puertas que fuera necesarias hasta encontrar la orientación profesional óptima y los tratamientos especializados.

Cuando encontró los médicos que la podían ayudar, entendió que lo que la vida había querido enseñarle a través de su hijo, era ponerse en el lugar de otras madres de su región que no pueden ir a otras ciudades a conseguir ayuda para sus hijos. Con esta claridad en su corazón, decidió llevar los especialistas a Magangué y beneficiar a otros niños y a sus familias.

Consecuente con su decisión, en el 2009 Lucy formalizó la fundación que lleva el nombre de su hijo menor y por descripción lo que él ha inspirado en ella para servir a los demás: una esperanza de vida.

 

La fundación

Con nueve años de trayectoria, la fundación cuenta con un completo equipo de profesionales en neurodesarrollo infantil, neuropediatría, fisiatría y rehabilitación, neuropsicología, fisioterapia, fonoaudiología y terapia ocupacional. El propósito es ayudar a niños y jóvenes con diferentes tipos de discapacidad —física, motora, cognitiva— a tener una mejor calidad de vida mediante un programa que incluye asistencia médica y terapéutica, junto con un plan pedagógico, lúdico y ocupacional.

Desde el 2015 ejecuta con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar un programa con un cupo de 50 niños y adolescentes con discapacidad para darles protección integral con acciones de intervención terapéutica, educación y fortalecimiento de sus habilidades y capacidades encaminadas a un proyecto de vida. Los demás planes y programas que atiende la fundación son financiadas por donaciones y actividades comunitarias.

La fundación les brinda a las familias orientación sobre los cuadros clínicos de los niños, soporte emocional, acompañamiento en procesos de requerimientos a las EPS, gestión de trámites y, sobre todo, el apoyo que solo da una familia.

Si conoces una mujer como Lucy del Carmen, que a pesar de las dificultades que tuvo que enfrentar en su vida, dejó su dolor a un lado para unir sus fuerzas y llenar de alegría a muchos niños con algún tipo de discapacidad y a sus familias, postúlala al 31° Premio Cafam a la Mujer hasta el 2 de noviembre de 2018 en la Caja de Compensación o Club Rotario de tu región.

 

Informes sobre esta obra social

Fundación Gilber Santiago, “Una esperanza de vida” Barrio San Mateo BCH manzana 88 lote 1, Magangué, Bolívar

Teléfono: (5) 687 8220

Celular: 300 817 2560

Correo electrónico: lucyordomen74@hotmail.com