Mención de Honor

Gloria nació en Manizales en el año de 1945. Cursó primaria en el Colegio Sagrado Corazón Marymount y finalizó sus estudios de bachiller en New Jersey, realizó estudios universitarios de arte en Berkeley, también estuvo cinco años en la escuela de arte del maestro David Manzur y se graduó de maestra de Bellas Artes en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Gloria junto con su hermano Mauricio y su prima María Cristina, soñaban con fundar un hogar para niños abandonados. Desafortunadamente, Mauricio fallece en un accidente automovilístico y luego Cristina muere en un accidente ecuestre, Gloria queda con el compromiso de fundar esta institución, dando cumplimiento a este sueño.

En el año de 1981, le prestan una casa en Usaquén la cual acondiciona para el funcionamiento del hogar e iniciar su labor con 15 niños, fundando el Hogar San Mauricio, nombre que fue dado por el sacerdote Rey Shambach. Esta iniciativa se da con el propósito de proteger la vida de niños y niñas que han sido maltratados o abandonados, en el año de 1983 logra la personería jurídica y el permiso del ICBF.

En el año de 1984, la fundación abre una segunda casa en Usaquén para atender 22 niños especiales que estaban a cargo del sacerdote Rey. En 1985 se abre una tercera fase para atender 32 niños de 6 a 10 años, gracias a eventos y donaciones, se compró un lote de 22 fanegadas en Chía y de inmediato se comenzó con la construcción de una ciudadela con capacidad para 120 niños. Entre 1986 a 1987 se construyen los tres primeros hogares con comedores, cocinas y patios cubiertos en los que se instalaron salones de juego, biblioteca y estudio. Además, realizan un evento en el que dan a conocer el plan padrino, un programa de adopción o recolección de recursos para su desarrollo profesional, también han promovido talleres de costura, panadería y lavandería.

De igual forma, se construyó el colegio de primaria para niños con dificultades de aprendizaje o especiales, se creó un jardín infantil para ayudar a la preparación de la estimulación temprana y kinder. En el año de 1992, donan una casa en el casco urbano de Chía y se firma convenio con el IDEMA para el montaje de un supermercado manejado por el voluntariado cuyas utilidades fueron fundamentales para el sostenimiento de la fundación. Hoy en día el Hogar San Mauricio brinda atención y apoyo a más de 400 niños al año, logrando dar herramientas necesarias para superar todas las dificultades que han pasado.

A futuro, la Fundación Hogar San Mauricio será una institución capaz de renovarse en una mejora continua en cuanto a calidad de servicio, apertura de nuevos programas, buscar nuevas fuentes de recursos, logrando estabilidad económica para permanecer en el tiempo sirviendo a los más necesitados.